Instituto de Viticultura Mediterránea

Mejorar los conocimientos en la viticultura ecológica

EL VALOR ECOLÓGICO DEL PAISAJE EN EL CONTROL BIOLÓGICO DEL MOSQUITO VERDE.

 

La Empoasca Vitis (mosquito verde) es un insecto que posee un aparato bucal con el que succiona el floema de la viña reduciendo el contenido de fotoasimilados y causando necrosamienteo en tejidos de los que se alimenta. Cuando el nivel poblacional es alto, el viñedo puede sufrir defoliación prematura y los racimos permanecen inmaduros en la planta. En líneas generales, el mosquito verde no está considerado como una plaga mayoritaria en la viticultura de nuestro país. No obstante, en climas cálidos y húmedos como el de Enguera este insecto encuentra sus condiciones óptimas de desarrollo.

 

Los insectos beneficiosos asociados a esta plaga son unas pequeñas avispas (de menos de 1 mm de longitud) que insertan sus huevos en los huevos del mosquito verde. Según recientes estudios, las especies que llegan a ejercer un control sobre la plaga son las pertenecientes al género Anagrus y minoritariamente Stethynium triclavatum, aunque investigaciones desarrolladas en Valencia ponen de manifiesto que esta última puede ser la especie determinante.

 

El monocultivo de vid no favorece el desarrollo de estos insectos beneficiosos que encuentran en el viñedo pocas especies florales de las que poder alimentarse. Por esta razón, hemos introducido en el ecosistema una selección de plantas herbáceas y arbustivas con el objetivo de proporcionar fuentes de alimento para insectos beneficiosos. Estas plantas, distribuidas estratégicamente, presentan una floración escalonada desde la primavera hasta el final del verano otorgándole al viñedo un valor paisajístico añadido. Este estudio tiene como objetivo valorar el papel que juega el paisaje en el contol biológico del mosquito verde.