Instituto de Viticultura Mediterránea

Mejorar los conocimientos en la viticultura ecológica

LUCHA CONTRA LA POLILLA DEL RACIMO POR MEDIO DE MURCIÉLAGOS

La polilla del racimo es una de las plagas de mayor importancia en la Comunidad Valenciana. Al alimentarse de los frutos, las larvas de este lepidóptero generan puntos de entrada para Botrytis cinerea. Este hongo, también conocido como podredumbre gris, tiene un impacto muy negativo en las cualidades organolépticas de los vinos.

Actualmente, se  mantienen las poblaciones del insecto por debajo del límite de daños gracias al método de la confusión sexual. No obstante, los elevados costes asociados a este tratamiento nos animan a buscar soluciones en el ecosistema.

Desde esta óptica, en el año 2014 comenzamos a desarrollar un plan de conservación de murciélagos en los viñedos de Fontanars dels Alforins y Enguera. La razón principal de esta práctica es la dieta del mamífero volador: los murciélagos son capaces de ingerir más de mil insectos en una hora. Las labores del equipo técnico del IVM están enfocadas a garantizar la existencia de refugios en el ecosistema. Para ello, se han distribuido por el viñedo tres modelos de cajas nido para murciélagos con el objetivo de albergar colonias de cría. Paralelamente, una casa en desuso situada en el corazón del viñedo de Fontanars está siendo adaptada para acoger colonias de hibernación.

El objetivo del estudio es controlar la población de polilla del racimo, mejorando las condiciones de vida de las especies de murciélagos presentes en nuestro territorio, algunas de las cuales son vulnerables de extinguirse debido a la ausencia de refugios y la desinformación ciudadana.